La Espiritualidad es más simple de lo que se piensa. Despojándonos de todos los adornos, complicaciones, blablás, y conceptualizaciones de tipo religioso, esotérico, social, cultural, político o hippie; La espiritualidad tiene que ver con llevar un tipo de vida en el cual reconoces, honras y alimentas tu espíritu de la manera que sientes que debes hacerlo.

No necesitas definir nada y atarte a esa definición para llevar tu práctica espiritual.

////Mariano escribió al inbox esta pregunta excesivamente interesante y apasionante.//////

La respuesta a tu pregunta está en tu misma pregunta. Saca la palabra “cosas”. “¿Qué tengo que hacer para SER más espiritual?” (ahí está, ¿lo ves?) Pues SER más espiritual.

Para ser más espiritual creo que no hay que hacer NADA especial. Sólo ser.

Dejar(te) ser.

¿Te suena a un acertijo?

Es verdad. Nada…

Nada más que Ser.

Pues para los que no están muy habituados a mirar para adentro ni han emprendido la búsqueda del ser y razón de ser, es sin duda un acertijo, y alguna boludez mía mal escrita (¿aser?) sin sentido. Es por eso que hay que hilar más fino. Mi respuesta podría acabar acá mismo, pero no. La respuesta la tienes ahí frente tuyo, pero todavía tus ojos y oídos no está en capacidad de verla ni oírla. Es necesario cambiar de sintonía. NO te preocupes, es un proceso.

Asumiendo el peor de los casos que no hayas entendido ni mierda del acertijo. Porque aun no te encuentras en la misma frecuencia te describiré algunos caminos que puedes tomar para ir en busca de la espiritualidad.

Te digo algo.

Ya que lo mencionaste, Dios incluso está metido en el baile. Pero no es Dios así como lo conoces o como te lo han enseñado. Para conocer a Dios tienes que primero conocerte y mirarlo en donde nadie antes ha mirado.

(¿Cómo te quedó el ojo después de esta? Otro acertijo…)

Te agradezco Mariano que me hayas hecho esta pregunta. Seguro que no me voy a aburrir al contestarte. Pero debo decirte que es es una pregunta con muchos brazos. Por momentos pensarás que me voy por lugares nada que ver con tu pregunta. Pero creeme que todo al final tiene sentido.

Asi que no te alborotes ni impacientes cuando te hable sobre Dios, Ser, existencialismo, ciencia, razón, cerebro/mente, sentido de la vida, camino, los misterios y bellezas del universo, religión…y de la experiencia aterradora de cuando caí por el hoyo del conejo.

*****¿Cómo defines la espiritualidad? ¿Qué es ser espiritual?*****

¿Definir?

Realmente no es algo que puedas DEFINIR con exactitud ni rigurosidad conceptual sino es algo que se vive, se siente y se experimenta.

Es una manera de viajar por esta vida.

Saber quién eres.

Saber qué te mueve.

Y no importa qué pase, qué digan o dónde estés…siempre SER. La espiritualidad, así como la veo yo, es una filosofía en donde tu SER y tu HACER (Aser) están en armonía. Todo lo que piensas, dices y haces están alineados con quien eres por dentro. Por tanto toda cosa exteriorizada tuya, es una expresión de tu Ser, al que lo estás dejando aflorar con naturalidad. Lo estás dejando ser. Te permites Ser. Honras a tu Ser.

Nada más.

Es simple. (¿acertijo?)

La espiritualidad (o el SER como prefiero llamarlo) NO tiene nada que ver con creer en cosas sobrenaturales ni dioses salvadores, ni cosas que ocurren instantáneamente como por arte de magia. En nuestra mente, que todo lo clasifica, que todo lo quiere entender, que todo lo quiere DEFINIR… a través de la conceptualización y teorización de la “espiritualidad”, lo hemos ideado como algo que se tiene que hacer, creer, conseguir, y buscar en el entorno exterior.

Hemos asociado la espiritualidad como algo que te forma y te define por creer o hacer algo que te dicen. Un proceso desde afuera para adentro, cuando en realidad el proceso es de adentro para afuera.

Por esa razón, creo que “espiritualidad” no es una palabra que llegue a describir ni definir todos los aspectos del simplemente SER de forma fiable y sin distorsionarse tanto con elucidaciones sociales, religiosas, sobrenaturales o lo que fuere.

De la misma manera, “Dios” es una palabra actualmente muy carente de sentido espiritual o honestidad cabal. Se usa y se abusa de ella en contextos tanto religiosos como los más profanos y sin olvidarnos de los usos banales. El problema no está en el hecho de violar reiteradamente el segundo mandamiento (todos lo hacemos) sino en creer saber de lo que se está hablando cuando en realidad no se tiene ni puta idea de lo que realmente es.

Hay gente que al hablar está muy convencida de qué, quién, para qué o para quién es “Dios”. Todo en la teoría. Pero en la práctica, sus actos están en total discordancia de lo que profesan, demostrando que ignoran lo esencial y que están lejos de la experiencia de…Dios.

Se incluye la palabra “Dios” a todo tipo expresiones con diversos fines.

En forma de represión: “Detente. Dios no quiere que hagas esto” “No vayas contra la voluntad de Dios”

En forma de advertencia: “Dios se enojará” “Dios te castigará”

En forma de conformidad: “Así lo quiso Dios” “Es la vida que Dios escogió para mí”

En forma de dejar toda tu vida al azar: “Que sea lo que Dios quiera”

En forma de (auto)Absolución y falso arrepentimiento: “Perdóname Dios por haber…” “Dios, nunca más volveré a…” (sin embargo siguen cometiendo las mismas infracciones)

En forma de consuelo para la muerte: “Tranquilo. Ya está junto a Dios…”

En forma de posesión, exclusividad (o exclusión) y oferta-promoción: “Mi Dios es mejor que el tuyo…” “Abandona tu Dios y empieza a creer en el mío para que te absuelvas de tus pecados…”

En forma de alerta-predicción-destrucción: “Dios vendrá en el año 2000…2012…y será el fin del mundo” (…y a día de hoy todavía lo sigo esperando)

En forma de autoproclamación autoritaria: “Yo hablé con Dios y traigo su mensaje. He sido el elegido por Él…¡SEGUIRME!”

En forma de cumplido y exclamación: “¡Eres un Dios!…¡Coges como Dios!… ¡Ayy Dios mío!” (Ya lo sé, gracias por recordármelo) Emoticono devil

Y la lista no tiene fin.

“Dios” tiene los usos más variados, creativos y arbitrarios como pocas palabras lo tienen en nuestra lengua. Si no me crees, mira alrededor y escucha hablar a la gente. Observa todo lo que se hizo o no se hizo en nombre de “Dios”.

Ya sea que vos mismo usas a “Dios” para justificar o aceptar alguna conformidad o insatisfacción que tienes; O alguien más usa a “Dios” sobre ti para ejercer cierta autoridad y fomentarte un comportamiento de recato, control, sumisión, para evitar cualquier transgresión.

Pero si no transgredes lo límites impuestos. ¿Cómo vas a llegar a SER?

En ambos casos, “Dios” está alejando al ser humano de sus deseos más sinceros de autodescubrimiento y de autorrealización. Es decir, no lo dejan Ser, lo alejan del Ser.

“Dios” personificado, cosificado, legislado, conceptualizado, teorizado y hasta sexualizado, ha quedado totalmente desvirtuado. Hoy en día “Dios” es cualquier cosa menos Dios como tal. Es algo en que difícilmente puedes creer. Y si crees, aunque lo niegues sentirás que no es suficiente para todas tus preguntas y que es hasta limitante para tus deseos de Ser.

*** Por tanto, para iniciar un camino espiritual (o de autodescubrimiento, como prefiero llamarlo), no se lo puede hacer por la vía tradicional creyendo en “Dios” y haciendo lo que Él pida. Es necesario deshacernos de “DIOS” y de la “ESPIRITUALIDAD” (así como conocemos ambas cosas por la idea que nos hicimos) y sencillamente SER.

Porque cada vez que ERES (honesta, natural y esencialmente), te acercas más al SER y estarás cada vez más cerca de ESO. (Me referiré a Eso como a Dios, o a esa experiencia espiritual suprema, liberación, iluminación, felicidad, o como quieras llamarle, que estás buscando).

La experiencia de ESO puede sonar como algo sobrenatural, mágico, extraordinario, y hasta milagroso. Pero no lo es. O sea, en el sentido de que pase algo como que se abra el cielo y llegue alguien a salvarte, o como por arte de magia te transformes en alguien diferente. Nada.

La experiencia de ESO es mágica y extraordinaria en el sentido de disfrutar del proceso de transformación interna, conociendo el Ser y dejando(te) Ser, descubrirse y experimentar esa sensación de gozo que te produce el conocerse cada vez más y sentirse alineado, conectado a ti mismo y a algo más.

Eso.

Ser.

Yo le llamo ENLOQUECER.

Porque dejar de creer en "Dios" y empezar a creer en ti mismo es una locura, pero que lo cura.

(¡PERO QUÉ LOCURA! te dirán seguro)

*****ESPIRITUALIDAD NO ES ESPIRITUALIDAD********

“Espiritualidad” es una palabra con letras y vocales puestas en cierto orden con su sonido particular y que nos remite a una idea o imagen mental sobre algo místico, esotérico, enigmático, invisible, misterioso y hasta religioso todo-poderoso:

E S P I R I T U A L I D A D

(eso)

Pero en sí esta palabra no contiene nada de lo que en verdad puede llegar a ser ESO que me preguntas. Creo que la sensación, experiencia o VIVENCIA de eso que se ha denominado ESPIRITUALIDAD escapa a cualquier definición, conceptualización, o teorización. Justamente por la razón de que se han dado tantas vueltas y blablás en torno a ESO, se ha armado una idea y/o imagen mental en torno a esta palabra y se han creado nociones y prácticas relacionadas con ESPIRITUALIDAD, que supuestamente te van a llevar a ESO.

Gracias a que se ha puesto ESO en una cajita, una palabra, una idea, un libro y/o una práctica, es que hoy en día te venden ESPIRITUALIDAD (felicidad, salud entre otras cosas) en envases que puedas fácilmente entender y que van acorde a la idea que te has hecho de ESO.

Pero lamento decirte que la idea que te has hecho de Eso ¡NO es ESO!

De ESO estoy seguro.

En ese sentido creo que conviene empezar diciéndote LO QUE NO ES la espiritualidad. Así no te decepcionas ni sorprendes más adelante al tratar de llevar a cabo tu “vida espiritual”. Saber lo que NO ES te servirá para convencerte de que eso que personalmente pensabas que era espiritualidad tampoco lo es.

Puedes seguir intentando formular teorías, fantasías y rebuscadas definiciones sobre ESO. Pero te repito que con tu mente jamás encontrarás la respuesta para ESO. Ahórrate esa energía mental para hacer otras cosas, como por ejemplo VIVIR TU VIDA de la manera que quieres. Nuestro tiempo en esta tierra se acaba y no nos la podemos pasar fantaseando y cavilando sobre estas cosas.

Verás ahora por qué no es una buena idea seguir dando vueltas con la mente en busca de tu camino espiritual.

(.....) (...Continuará...)

*************************************************************** La segunda parte a ser publicada en 24 horas. Digiere esto primero.

Comment