(Nota previa: Es posible que hayas llegado a este articulo surfeando por la red o redirigido desde un capítulo de mi libro "Tengo 30 años y he vuelto al colegio. De cualquier manera, este es un ensayo que he escrito para la materia de Formación Cristiana en la que tenía que responder a la pregunta "¿Quién soy yo?" y reflexionar sobre "Tu cuerpo como templo de Dios", "Nuestro compromiso con Dios y la vida", y la "Filosofía del Vivir bien". No sabía qué cosas escribir, pero lo dejé salir y sin necesidad de tergiversar mis palabras con nociones religiosas o cristianas...aunque en algun momento tuve que mencionarlas para poder "cumplir con la tarea. En fin, el resultado final está bueno...)

quien soy yo

quien soy yo

 

¿Quién soy yo?

Es una muy interesante pregunta. Todos creemos ya saber quiénes somos. Muchos años, dólares, posesiones, estudios, títulos, cogidas, hijos, aplausos después somos por fin alguien. Pero cuando alguien te pregunta de frente ¿Quién eres tú? La respuesta es siempre dada con titubeos o intrascendencias.

Entonces es cuando creo saber que…

…sólo soy un ser que soy cuando soy un ser que no soy

y siendo que nunca seré el ser que no quiero ser

sería imposible hacer mi ser que no es

o sea, el que tendría que ser si sólo fuera quien soy

o olvidara el ser que soy o creo ser...

 oh, oh no, es demasiado para mí. Me liquidaré.

Me liquidaré…

-El Payaso Existencial

Al parecer es una muy difícil pregunta de resolver sino pregúntale al Payaso Existencial que se enredó al querer dar con la respuesta.

De la angustia del payaso existencial aprendemos la tendencia filosófica de los inquietos como también la de los callados. Pero más jodido aun  es que la educación como la conocemos y la educación escolar que recibí a mis 30 años, está más orientada al conocimiento del mundo exterior y no así del mundo interior. Una educación orientada a supuestamente salvar de la ignorancia pero no de la angustia de existir o encontrarle un sentido a este paseo. Cómo podemos saber quiénes somos, qué queremos y a dónde vamos si nos la pasamos aprendiendo a identificarnos con el montón, a odiar al otro extranjero o al que no es del montón y a hacer lo que tiene que hacer el montón: quienes somos, qué fuimos, qué son, quienes son, cómo funcionamos, cómo funcionan, qué es lo quieren o qué quisieron y a dónde todos van y debemos ir todos.

¿Quién soy yo? Es una pregunta que cada día se la formula aproximadamente unas 7,954,325,776 veces. Y en tiempos de crisis existencial el número tiende a triplicarse hasta el vómito. ¿Quién soy yo? Who am I? 我是誰?Se suele presentar en forma pensada, escrita, hablada en diferentes idiomas y con diversos estados emocionales desde el más cómico hasta la más profunda y oscuramente depresiva. ¿Quién soy yo? ¿Quién eres vos? Nadie lo sabe. Crees saberlo pero no tienes idea. Y tu escuela no te lo va a decir…

Todos, absolutamente todos los humanos se preguntan quiénes son. Todos. Hay quienes lo hacen menos. Y son muchísimos. Generalmente este gran segmento de la población mundial está muy absorto o encantado (o las dos cosas) en todos aquellos quehaceres, deberes y placeres mundanos. Los repiten mecánicamente.  Por tanto en su mente no cabe semejante pregunta de difícil respuesta. Si en caso la pregunta se hiciera presente en la mente de una de estas personas de forma más frecuente que lo normal, el individuo en cuestión tratará de esfumarla trabajando mucho, consumiendo mucho o estudiando mucho. Y en caso de que la pregunta haya sobrevivido la semana, durante el fin de semana se tratará de ahogarla mediante la ingesta de una no generosa cantidad de bebidas alcohólicas o drogas; O en su defecto mediante las mil y un formas de entretenimiento. 

Oh maldita existencia.

no se quien soy yo!

no se quien soy yo!

 

Por otro lado, tenemos a aquellas personas que sí le dan muchísimas vueltas a la pregunta en cuestión. Y son muy pocas en comparación a las otras. Desconformes y en desacuerdo con todos los quehaceres, deberes y placeres mundanos, estas personas buscan ALGO MÁS de esta vida que solamente existir de la manera repetitiva y mecánica en que lo hacen las demás personas. Por ello se resisten a formar parte del modo de vivir y de pensar predominante y se lanzar a buscar ese algo que no saben con exactitud qué es pero que debe ser la respuesta a la tan mundialmente popular y muchas veces perturbadora pregunta. 

Se dice que en este tipo de personas, la pregunta en sus diversas variantes y consiguientes cavilaciones ocupa el 80% de la actividad mental. El momento en que una persona va más allá de ese límite porcentual empieza a caer por “el hoyo del conejo” y solamente los que han caído por ahí saben lo difícil que es salir y lo perturbador que puede ser.

“Caer por el hoyo del conejo”, es una metáfora que se refiere al acto de entrar a lo desconocido y a lo innombrable, a querer descubrir el verdadero sentido y naturaleza de la vida y la realidad (infinitesimalmente profunda y compleja) a través del exceso de pensamientos filosóficos y existenciales.

El origen del término viene de la película “Alicia en el país de las maravillas”. El hoyo del conejo te llevaba al país de las maravillas. Pero aquellos que caen por este hoyo van a algun lugar parecido a un infierno mental…Pensando y pensando, cayendo por un túnel sin fin, con muchos giros pero nunca llegando a nada. Cada vez aparecen más túneles y nunca parece que se vaya a tocar fondo. Las preguntas se multiplican y acumulan, los pensamientos se intensifican, y el enredo con nudos ciegos mentales es cada vez más grande.

¿Cuál es el origen de la vida? ¿Quién es Dios? ¿Para qué estoy aquí? ¿Quién soy? “¿Para qué sirve?” “¿Qué mierdas es todo esto?” “¿Quién me hizo esta broma?” “Qué sentido tiene todo esto?” “¿Dónde está Dios?” “¿Qué es la vida?” “¿Dónde está la vida?” “¿Para qué es esto?” “¿Por qué existo?” (…)

Oh maldito existencialismo.  

¿Ahora entiendes al pobre Payaso Existencial?

Ahora bien.

Este escrito no trata sobre cómo sacar a las personas de ese hoyo. Tarde o temprano, con o sin ayuda, podrán salir de ahí. Es algo casi inevitable, todo aquel en busca de La Verdad corre el riesgo de caer por el hoyo del conejo. Pero es un riesgo que vale la pena. Es una experiencia desagradable pero que al final lleva por caminos más agradables.

El escurridizo “quien-soy-yo” no es una respuesta que se la pueda dar como si se estuviera entregando un objeto, pero sí se puede decir por dónde no tratar de encontrarlo.

Podemos empezar descartando posibilidades.

¿Quién eres tú?

“Yo soy Daniel”

Buen intento. Pero ¿realmente uno es su propio nombre?. Hay que ponerse a pensar que fácilmente podían habernos puesto otro nombre. Pero también hay que pensar que el nombre es algo totalmente efímero y cambiante. Muchas personas hoy en día cambian de nombre. Si no supieras tu nombre ¿Qué o quién serías? ¿Realmente tu nombre define todo lo que eres? El nombre es solo una palabra. Así como tenemos “mesa”, “computadora”, “calendario” para referirnos a ciertos objetos, “Mauricio” “Nayra” “Daniel” son solo palabras para referirse a una persona pero no son la persona en sí.

No eres tu nombre.

“Yo soy Arquitecto”

Nuevamente otro buen intento, pero la profesión tampoco creo que sea algo que defina completamente a una persona. Es un error común creer que uno es su propia profesión. Las personas se identifican tanto con lo que estudian o con lo que trabajan que pierden su propio centro porque han dejado que algo externo a ellas les defina. Se puede sentir muy bien hasta cierto punto ya que tenemos a la mente distraída estudiando y trabajando en cosas funcionales para el mundo, pero cuando nuestra famosa pregunta asoma su cabecita por el umbral de la mente, el misterio sigue sin resolverse y el desconcierto cobra nuevamente protagonismo.

Sigue participando. No eres tu profesión.

saber quien so yo

 

“Yo soy boliviano”

Puede ser una respuesta válida, especialmente si estás en el extranjero. Pero igual tiene sus grandes limitaciones. Te invito a dar un paseo a la luna y que desde allá mires al planeta tierra. Desde allá ¿Ves fronteras? ¿Puedes ver las líneas que dividen a un país de otro? Por supuesto que no, pero estas cosas no existen. Al igual que los nombres y las palabras, los países y las nacionalidades son cosas que han sido inventadas para nombrar, clasificar, diferenciar y separar. Vos sabes de esto, pero no todas las personas lo saben porque no han podido como vos viajar a la luna y ver las cosas desde la perspectiva más amplia. Por ello es que cometen el error de identificarse con su nacionalidad ciegamente, y tenemos a aquellos que llevan esta cuestión al extremo y desacreditan , rechazan o niegan la existencia de todo aquello que no está dentro del molde de la nacionalidad.

Si no me crees, por favor lee un poco de historia de la humanidad y podrás verificar todas las atrocidades que se han cometido por identificarse ciegamente con una concepto tan cerrado como es la nacionalidad. Y no solamente nacionalidad, también están ideología política, religión, clase social y un sinfín de otras denominaciones que en realidad separan a la humanidad y separan al individuo de encontrar LA RESPUESTA.

No no no no no no no no no no...No eres tu nacionalidad, ni tu ideología, ni tu religión, ni cualquier otra cosa que te separe de los demás.

“If there's only one nation in the sky, shouldn't all passports be valid for it?” ― Yann Martel, Life of Pi

“Yo soy lo que tengo”

Buenas noticias. Tampoco eres todo eso.

Y si así lo piensas te estás diferenciando mucho del 99% de personas allá afuera que continuamente, compra, consume y acumula como si su vida entera dependiera de ello.

Tú no eres tus posesiones. Ellas NO TE HACEN VALIOSO

Hay personas que necesitan ser valoradas por lo que tienen porque por dentro están vacías, por eso compran toda clase de objetos para sentirse valiosos, necesitan sentir que valen y ese sentimiento solo lo obtienen de acuerdo a lo que poseen.

No es malo tener lo mejor, no es mala la abundancia, el error esta en pretender que son nuestras posesiones las que nos hacen valiosos ante los demás.

Puedes tener la mejor casa, el mejor auto, muchas cosas... lo mejor de lo mejor y así tener mucha riqueza material. Las personas que necesitan ostentar lo que tienen es porque no se sienten valiosas y sienten que valen de acuerdo a lo que poseen, no de acuerdo a lo que son.

Por lo general las personas que actúan así son huecas, vacías interiormente, saben que no tienen nada que ofrecer por sí mismos, y por eso buscan tener todo aquello que les otorgue un valor.

Pero no es tu riqueza material la que te hace valioso como persona, sino, son tus principios, tu gran espíritu, tu actitud, tu entereza, lo que hace que las personas te valoren, y te respeten.

No pretendas impresionar a los demás con tus posesiones. SON PAJAS. A nadie le importa. Tus posesiones son para que las disfrutes vos mismo.

Mejor impresiona por tu habilidad de no querer esforzarte en impresionar. Impresiona siendo naturalmente vos mism@. Impresiona con tus talentos, con tu brillo, con la luz que irradias, con tu locura, con tu originalidad, con tu alegría y buen humor, con tu amor propio, con el coraje y sinceridad de ser vos mism@ en un sociedad falsa. IMPRESIONA con tu capacidad de sobrellevar cualquier situación que se te presente...Todas esas cosassí te hace valioso muy valioso!

“No eres tu empleo, no eres cuanto tienes en el banco, ni el auto que conduces, ni el contenido en tu billetera, ni tus malditos caquis, eres el bailarín cantante y danzante del mundo”.. Tyler Durden. El Club de la Pelea

 

“Yo soy mi familia…Yo soy la sociedad”

Mientras muchos se sienten cómodos dentro de estos moldes asignados por estas entidades grandes, otras pocas personas sienten que dentro de éstas no pueden Ser ellas mismas en su totalidad.

No es sorpresa. Por más que cueste aceptarlo, la sociedad y la familia muchas veces te suele colocar en un lugar que no es tuyo, desempeñando un rol que no te corresponde y por tanto no siendo tú mism@. La familia y la sociedad te contagian la neurosis social. Ésta impulsa al individuo no a buscar Ser, amar y crear, sino a parecer, poseer e imitar...

¿Qué pasaría si te despojamos de tu familia, de lo que te condicionaron? ¿Qué queda? Todo lo que es en presencia de lo que no es, NO ES.

En un punto del camino morimos a lo que éramos y realizamos una “mutación”, traicionamos a nuestro “clan” (En realidad lo que ocurre es que elevamos nuestro nivel de consciencia, dejamos de repetir viejas fórmulas caducas).

En muchas ocasiones no queremos cambiar porque nos identificamos más con la identidad que nos dio la familia que con la propia, porque además, pensamos que si cambiamos ya no nos van a querer igual.

Pero definitivamente es mejor enfrentar la expulsión del clan familia que vivir prisionero de él, agobiado por sus prejuicios y falta de comprensión.

¿Estás realizando el proyecto de tu familia y no el tuyo propio? Es algo que debes considerar seriamente cambiar si es que estás haciendo todo lo que no sea tuyo.

En cada generación, los nuevos miembros de la familia se ven obligados a no ser lo que sony a ser lo que el clan familia quiere que sean (individuos que obedezcan los límites impuestos por el pasado, sacrificando sus sueños). Los padres así reprimidos provocan en sus hijos un conflicto doloroso: “…queremos que te realices, que obtengas lo que nosotros no pudimos obtener, pero si así lo haces, vas a destronarnos, a atentar contra los principios del clan familiar. Te hemos amado porque eres como nosotros: si te diferencias dejaremos de amarte.”

Bueno pues, aunque sea algo incómodo de aceptar, la respuesta no se encuentra tampoco en la familia ni en la sociedad.


Descubra todo lo que usted no es. Ni el cuerpo, ni los sentimientos, ni las ideas, ni el tiempo, ni el espacio, ni el ser ni el no ser, ni esto ni eso - nada concreto ni abstracto que pueda señalar es usted. -Sri Nisargadatta Maharaj
 

Ya sea nombre, nacionalidad, profesión, posesiones o cualquier otra cosa que has creído que eras. No eres nada de eso. La respuesta a la gran pregunta no se encuentra ahí.

 

…Entonces si no soy nada de eso ¿Qué o Quién soy Yo?

Tu eres tú.  (Creo que después de reflexionar tanto no pude simplificarlo de otra manera).

Eres lo que eres. (o eres lo que quieres ser pero no te permites ser...porque lo escondes)

EN EL CENTRO DE TU SER TIENES LA RESPUESTA, SABES QUIÉN ERES Y SABES QUÉ QUIERES. Eres inclasificable. Un nombre no engloba todo lo que eres, además vas transformándote. Es difícilnombrar algo así y que además está en constante cambio.

Para recordar quien eres necesitas olvidar lo que otros te dijeron que eras.

Tú no eres tu educación, tú no eres tu nacionalidad, tú no eres tus padres, tú no eres tu físico, tú no eres tu religión, tú no eres tus propiedades. Todo está dentro, tu eres consciencia pura, y ahí en el centro de tu Corazón están todas las respuestas.

Salir de los límites.

Encuentra a tu Yo dejándolo expresarse como desea. Conócete y conocerás la respuesta que buscas. Conócete y conocerás a Dios. Encuéntrate a ti mismo hallando tu propio centro.

“Alcanzar el centro, mantenerse en contacto con la realidad de uno mismo, es el más elevado de los estados que un ser humano puede alcanzar.” BRUCE LEE.

CUERPO : Tu templo

Vivir en paz con el propio cuerpo es también una vía para entontrarse con el Ser, Dios, la respuesta o eso como se le quiera llamar. Además de ser el vehiculo para ir por el viaje de la vida y llevar a cabo la misión. Si el vehiculo caduca antes de lo previsto, el viaje no será nada placentero, e incluso puede llegar el punto en que el vehiculo ya no ande más. Y pues la inactividad y el sedentarismo es vivir un infierno en vida.

..por lo tanto debeis tener este cuerpo absolutamente limpio y hermoso y radiante,, de modo que Él, que está en vuestro corazón, pueda manifestarse por medio de sus expresiones físicas. Krishnamurti

Aunque sea una frase trillada, tiene mucha razón: “Mente sana cuerpo sano”

Si quieres saber cómo está el estado de tu mente, échale un vistazo a tu cuerpo. La libertad se experimenta cuando se libera toda la contracción/resistencia interna (de la mente y el cuerpo). Si la mente está tensa, llena de pensamientos, tu ser estará está obscurecido y el cuerpo tenso y bloqueado.

La idea de que cuerpo y espíritu son dos entidades opuestas ha sido parte de la cultura occidental durante siglos. En la actualidad se estima que no solo no son antagónicas sino que forman parte de una unidad inseparable. El psicólogo Carl Jung, refiriéndose a esta relación dice: “Si logramos reconciliarnos con la misteriosa verdad de que el espíritu es el cuerpo viviente visto desde dentro y de que el cuerpo es la manifestación exterior del espíritu viviente – las dos cosas son en realidad una- , entonces comprenderíamos por qué al intentar trascender nuestro actual nivel de conciencia tenemos que pagar su deuda al cuerpo”.

En esta cita se hace patente que lo que se llama vida espiritual es en realidad la vida interna del cuerpo, en oposición al mundo material, que es la vida exterior del cuerpo. Por ello la gente que desea vivir intensamente la vida espiritual, debe desligarse en gran parte del mundo exterior. De ahí que la espiritualidad de una persona, no es una cuestión no solo de su mente sino de todo su ser. El sentimiento de espiritualidad como todo otro sentimiento, es un fenómeno corporal. Lo que si es mental es la idea de espiritualidad. Pero podemos agregar que ideas y sentimientos no siempre resultan coincidentes. Por lo tanto, no debemos igualar el cuerpo con la carne y la mente con el espíritu, menos aún considerar que la mente es el aspecto superior, mientras que el cuerpo estaba relegado a un papel inferior y secundario.

En la medida que persistamos con la división entre interno y externo, cuerpo y mente, materia y espíritu, el hombre estará privado de la total realización de su potencial como ser viviente. El psicoterapeuta norteamericano Alexander Lowen afirmaba al respecto: “Una espiritualidad divorciada del cuerpo se transforma en abstracción, igual que un cuerpo que rechaza su espiritualidad se convierte en un objeto”. El espíritu no se opone a cuerpo, sino que lo incluye, lo vitaliza y lo espiritualiza. Del análisis de este modelo holístico surge la evidencia que si una persona es capaz de vivir la espiritualidad de esta manera, posee una energía tal que no puede menos que favorecer la resiliencia.

“Yo no soy mi cuerpo; soy más. Yo no soy mi habla, mis órganos, el oído, el olfato; eso no soy yo. La mente que piensa tampoco soy yo. Si nada de eso soy, entonces ¿Quién soy La conciencia que permanece, eso soy.” Ramana Maharshi


En un mundo de almas, el cuerpo es sólo un envase.

No eres el cuerpo, pero tienes uno mientras dure el viaje.

COMPROMISO CON DIOS Y CON LA VIDA

“…Y asimismo se descubrió a sí mismo el loco cuando después de mucho tiempo de estar en sumisión empezó a llevar a cabo su MISIÓN.” – La LOCURA. lo cura

Cuando hablamos de compromiso con Dios, no significa que tengas que ir a misa cada domingo obligatoriamente y de tener cuidado de no cometer algun pecado o de infringir los 10 mandamientos. No vamos a entrar en detalle de lo que es o no es correcto. Cada quien tiene el poder de juzgar lo que es bueno para su propia vida. Sin embargo, COMPROMISO va más allá de seguir reglas impuestas por algo o alguien externo. El compromiso tiene que ver con el de hacer un mundo mejor, de ayudar de alguna u otra manera a los que están alrededor tuyo haciendo uso de tus talentos y habilidades.

“Tu misión en esta vida la descubrirás detrás de tus talentos.” DOMENICO CIERI ESTRADA.

Estoy convencido que en un principio Dios hizo un mundo distinto para cada hombre, y que es en ese mundo, que está dentro de nosotros mismos, donde deberíamos intentar vivir.

Proponte ser tú mismo, y ten por seguro que aquel que se encuentra a sí mismo, pierde su desdicha.

Como siempre tan acertado mi amigo y colega Ricardo Perret.

Como siempre tan acertado mi amigo y colega Ricardo Perret.

El que no vive para servir no sirve para vivir.

“La conquista de las almas, es la conquista por excelencia, diariamente deberías levantarte con el propósito de conquistar a todos aquellos a quienes el destino te ponga en contacto. Sé un Don Juan de las almas, deja en cada una de las que encuentres una huella de tu luz.” AMADO NERVO

VIVIR BIEN

“Advertir la vida mientras se vive, alcanzar a vislumbrar su implacable grandeza, disfrutar del tiempo y de las personas que lo habitan, celebrar la vida y el sueño de vivir, ése es su arte.” Domenico Cieri Estrada

Todo ser humano debe nacer debe vivir y debe morir con el sabor de la libertad en sus labios.

La libertad significa que no tienes obstáculos para vivir tu vida como eliges. Cualquier otra cosa es una forma de esclavitud.

Muchos se preguntan si es que hay vida después de la muerte, pero lo que realmente deberíamos preguntarnos es si realmente VIVIMOS antes de morir. Como Oscar Wilde dijo "Lo menos frecuente en este mundo es VIVIR, la mayoría de la gente sólo existe, nada más."

Vivimos (o existimos) de lunes a viernes esperando que estos días pasen pronto. Es una aberración que nos condena a vivir sin vivir, como si estuviéramos penando, gran parte de nuestra existencia. El redescubrimiento y el cambio personal son el único camino si queremos llegar a realizar nuestro verdadero Ser.

“Ser, es la mayor cosa que puedes lograr. Es el fin fundamental y esencial de esta vida EL SER. Por tanto la misión principal es remover todo aquello que te bloquea. Desprogramarte, reinventarte, reencontrarte, volver a SER.” La LOCURA. lo cura

Ser uno mismo, llevar a cabo la propia misión y vivir en armonía con los demás y con la naturaleza. Eso es vivir bien.

LA NATURALEZA: Una vía para encontrar el quien soy yo.

Inmersos en el ritmo frenético de la ciudad, a veces se nos olvida que, como seres humanos, pertenecemos a la naturaleza y la necesitamos en nuestras vidas…

En la naturaleza todo es perfecto es tal cual es.

No hay porqué modificar todo, hacerlo artificial, o destruirlo.

La belleza de la simpleza de la naturaleza.

Ser uno mismo es ser natural.

La belleza de la simpleza de la RAREZA de tu naturaleza.

Si la humanidad supiera el verdadero valor de la naturaleza, jamás habrían inventado la arquitectura, la tecnología, ni el sistema mismo.

Ser y dejar Ser.

La grandeza de la naturaleza

No necesitamos de todo el consumismo/materialismo enfermo para vivir bien.

 


Y este fue el ensayo. Tuve buena nota. Je je. 💪😁

 

 

 

Bueno, sigue disfrutando el libro ;)   ¿No llegaste acá a traves de mi libro? LEEELO! Te gustará. Trata sobre un tipo de 30 años que volvió a la escuela secundaria. Click acá. 

Comment