el-criticon.png

(ADVERTENCIA: es un post bastante agresivo …pero honesto)

¡¡¡Somos criticones!!!

Somos todos criticones
Somos todos criticones

Seamos honestos. Nos encanta hablar de otras personas. En menos o mayor grado. Hacerlos mierda con críticas sobre lo que sea en que se pueda criticarles…hablar de lo gordo y feo que es, creída y vanidosa, su vestimenta o peinado; O lo exitoso(a) que és y secretamente lo envidiamos o no lo aceptamos…nos preguntamos ¿Por qué yo no? Y deseamos su destrucción. Y los destruimos…

…Al menos simbólicamente con pensamientos y palabras, pero los destruimos. Es inevitable, todos lo hacemos. Es como un deporte, es un derecho natural e inalienable, es la forma en que se expresa con admirable belleza retórica las diferencias existentes entre unos y otros de esta diversa fauna humana con astuta dialéctica teniendo siempre la razón. Somos muy esmerados para eso ¿no es cierto?

Criticar tanto como insultar son parientes. El amigo Señor Basura en su blog in-co-rectus respecto al insulto dice que es “una conquista altamente ilustrada que se practica desde tiempos inmemorables y, a diferencia de la brutalidad física, no proviene del instinto animal sino del ejercicio de la racionalidad”

Siendo nosotros los verdaderos GOBERNANTES de nuestra realidad (con inexpugnable autoridad sobre el otro), cualquier sujeto que con acciones o características que consideremos como “raro” a nuestros estándares, será víctima de la observadora, denunciadora, inconforme, analítica y castigadora palabra nuestra. Es muy divertido y hace a uno sentirse inteligente y superior. ¡Claro! Requiere mucha destreza mental elaborar críticas punzantes.

…pero igual existe demasiada gente que critica todo como si todo lo supiera cuando en realidad no sabe ni mierda.

ATAQUE Y DEFENSA (JODER Y NO SENTIRSE JODIDO)

La crítica hacia “el otro”, es una acción de ataque, por cuanto nos gusta denigrar a la otra persona, resaltando las diferencias existentes y poniendo de manifiesto nuestra superioridad sobre esta persona. “El otro” casi siempre representa inusualidad, burla, rareza, sorpresa, y pocas veces admiración o respeto. Las diferencias dan siempre de que hablar y así podemos afianzar nuestro propio sentido de valor; Elevándonos mientras denigramos al otro.

Sin embargo el otro representa también al mismo tiempo y dependiendo de la situación una amenaza de la que también se deben emplear métodos similares pero EN DEFENSA de nuestro ego para sentirnos seguros. Esta amenaza puede ser imaginaria (inventar o elucubrar huevadas) o real (la misma presencia de una persona), reconociendo secretamente pero no admitiendo abiertamente (mariconamente) una posible inferioridad por el hecho de que nuestro “enemigo” es o posee algo que nosotros no y que quisiéramos que sí.

Lo más curioso es que estas maniobras de defensa y ataque ocurren generalmente en ausencia física del criticado. Es decir, es una lucha mental frente a un ser imaginario. Esto ocurre porque pocas personas tienen la personalidad y honestidad para expresar directamente lo que piensan y/o sienten.

Y los destruimos. Al menos simbólicamente con pensamientos y palabras, pero los destruimos…

…Hasta que alguien nos toca el hombro y nos dice “hey!! despertá” o nos llama la atención con la triste ( y que no aceptamos) verdad “¿Por qué tanto hablas de esa persona? Pareciera que te afecta mucho!!”. O sino hasta que por fin aparece él o la protagonista de todos nuestros pensamientos criticones. Y no pasa nada.

(Lo saludamos con una cordialidad impresionante! Cualquiera pensaría que nunca existieron intenciones o pensamientos virulentos hacia esta persona.)

“Todo mundo es muy bueno criticando, pero sólo muy pocos de frente y en voz alta”

PERO LO QUE NO SABÍAS SOBRE SER MUY CRITICÓN ES QUE…

Si pasas mucho tiempo criticando a otros es posible que hace mucho tiempo te hayas olvidado de ti mismo.

(¿Qué tal te quedó el ojo después de esa? Léelo otra vez)

Lo que parece ser una de nuestras mejores habilidades, en realidad llega  a ser una de las más evidentes debilidades de nuestra persona.  Por lo que ser muy y demasiado crítico por fuera revela nuestro estado crítico por dentro. ¡Sorpresa! eres criticón(a) con otros pero al mismo tiempo eres muy criticón(a) contigo mismo(a) y no te dejas en paz.

*(En este momento quiero manifestar que no estoy en contra de la crítica para nada. A mí también me encanta criticar, JODER, hinchar las pelotas a ciertas personas porque es divertido en su momento (y además saben que lo hago jodiendo, porque si sufren por ello y se lo toman en serio uuuuy ya es su problema y es tema aparte). Mis victimas favoritas (y lo digo abiertamente) son por ejemplo: las personas que en una conversación sacan algo referente a un capítulo de Los Simpson (cómo se los saben de memoria los mierdas!); A los feos y feas también los hago mierda (pero sólo a los que se quieren sino habría graves problemas); Personas que llenan su Facebook con puras fotos Selfies (aburridísimo); Malentretenidos de mierda que cambian su foto de perfil cada día para que la gente vea y diga “wauuuu qué lindo(a)” (no son más que mendigos de likes); A toda la gente que va a una misma discoteca, la llenan haciéndola intransitable y difícil para respirar, y de paso dicen pasarla bien apretados y con humo acumulado (bueno si eso les hace felices…)*

Y bueno, me encanta joder y molestar con fines lúdicos. Al final nunca estaremos de acuerdo con algo y tampoco estarán de acuerdo con nosotros, y eso es lindo porque se genera debate e intercambio de puntos de vista. Imagínense si todos fueran iguales, en qué clase de mundo aburrido viviríamos…

Pero bueno no estamos acá para hablar específicamente de la crítica constructiva, ni de la crítica debate, ni de la crítica sana. El tema es LA CRÍTICA ENFERMIZA Y EXAGERADA.

Todo tiene su límite. Si criticara y jodería todo el tiempo:

1. Ya no sería divertido

2. Todo mundo me odiaría

3. Empezaría a sentir cosas raras dentro de mí porque…

…NADIE SE SALVA DE LA CRÍTICA

Hace poco vi un mensaje en la ventana de un bus de mi ciudad que decía “SI ESO DICES DE MÍ QUÉ NOMÁS DIRÁN DE TI”. Es así. Si jodes tienes que saber que también habrá quienes te jodan y muchos más que te critiquen por detrás. Hagas lo que hagas igual recibirás la crítica de la gente (y seguro que yo también lo haré). Critico y me critican pero no es algo que me quite el sueño.

En fin la crítica bien usada y dependiendo a qué se critica, es constructiva y divertida; Mal usada y en exceso… odiosa por ser un criticón exagerado y destructiva porque estás en estado crítico, una condición jodida.

“critico afuera, crítico adentro”

Una actitud exageradamente criticona no hace más que delatar tu inconformidad, tu intranquilidad contigo y todo a tu alrededor deseando que las cosas fueran como quisieras que sean y no aceptándolas como son. Al mismo Ser criticón es decir a gritos lo patética y aburrida que es tu vida al no tener algo mejor que hacer pudiendo dedicarte a lo tuyo nomás y hacer cosas interesantes en tu vida. Así no te quedaría tiempo para criticar. Sin embargo te criticas y te saboteas. Desearías que fueras otra cosa y no aceptas lo que eres ni tampoco haces algo para cambiar tu situación, quedando así víctima de un círculo vicioso de crítica externa e interna. JODIDA SITUACIÓN.  Necesitas curarte. Básicamente al dejar de criticar mucho afuera, dejarás de criticarte mucho por dentro progresivamente (lo que eres afuera eres adentro). El mecanismo de las proyecciones psicológicas pueden ayudarte a entender el porqué de esta interrelación interna y externa de las cosas. Lo que no te gusta de alguien significa que corregir eso mismo dentro de ti. Suena una locura de mierda, pero es así.

“Pensar es difícil, hacer algo lo es aún más, por eso la gente prefiere juzgar”

Por tanto es demasiado recomendable hacer más ligera la crítica, relajarte y que no te importe nada. En vez de criticar de forma enfermiza y de cualquier huevada, podríamos a nuestro objeto criticado simplemente dejarlo ser  y no decir nada; O sino admirar. Rara vez admiramos.  Cuando dejamos que las cosas sean lo que son sin juzgarlas, ponemos atención a cosas que no habíamos notado. Dentro de todo lo (aparentemente) malo siempre hay algo bueno, y viceversa. De cualquier manera si algo no te gusta no es necesario gastar saliva en destruirlo. Simplemente déjalo y adelante con tu vida; Haz lo que has sido llamado a hacer (a ser) en la vida, y sin criticarte porque eso es también bloquearse y recaer en el hábito de la crítica. Fácil es criticar y difícil estar a la altura y hacer la cosas.

"…cuando criticas, te burlas y juzgas, no olvides preguntarte qué debilidad o déficit interno estás queriendo compensar. Todo lo que descargas en los demás no es más que un reflejo de lo que tienes adentro”

"Al juzgar a otro no le defines, te defines."

Dado que ser tan criticón es todo una paja, es mejor no entrar en el juego sin sentido de la criticismo de los criticones por salud mental.

En resumen hay que:

SER Y DEJAR SER::: DEJAR DE JODER Y DEJARSE DE JODER.

Ahora bien, después de haber leído esto puedes admirarme, aceptar lo dicho, aplicar lo aprendido u odiarme, critícame y mandarme a la puta que me parió. Sea lo que sea. HAZLO por favor.

¿Criticas mucho? ¿Te critican mucho? O ¿Te criticas mucho?

Espero tus comentarios abajo y la espera de saber lo que piensas sobre este tema.


Comment