103H.jpg
103H
103H

Los adultos maduros mucho suelen reprocharnos sobre lo inmaduros e infantiles que somos. Algunos inmaduros se ponen a llorar y procuran madurar tan rápido como se les exige, mientras que otros inmaduros (los locos) se cagan en la madurez y viven felices con su inmadurez.

Se nos dice inmaduros por no ajustarnos al modo de vivir predominante y por vivir como de verdad queremos vivir.

Pero cuando los adultos autoproclamados MADUROS nos dicen que maduremos, realmente no saben de lo que hablan. Por eso es sin saberlo (y sin aceptarlo) ellos son más inmaduros que los inmaduros.

Han confundido el crecimiento, desarrollo con la adaptación de los individuos y uniformidad de las individualidades dentro del falso paradigma de la madurez.

Es tal el gran nivel de confusión cuando me dicen que me deje de joder y empiece a madurar yo digo:

¿¡Madurar!?

Los humanos no maduramos...porque no somos frutas.

No me gusta usar ese término.

Creo que los humanos no maduramos: Somos o no somos.

Crecemos, mejoramos, evolucionamos...nos encontramos cada vez más cerca de nosotros mismos, con nuestro SER…

…mientras que muchos otros se alejan.

Unos son y otros no son. (Todo tiene que ver con la filosofía del SER de la que estuve hablando últimamente. El SER está haciendo sus apariciones recurrentes en mis escritos. Todo se conecta)

Ser o no ser…

Eso es lo que diferencia a los maduros de los inmaduros.

Eso es lo que diferencia a los locos de los estúpidos.

Además la madurez es un mito. Es un punto ilusorio en el horizonte.

Aparte de no ser frutas, los humanos no maduramos nunca porque somos humanos. Somos imperfectos. Somos eternamente inmaduros. Crecemos, mejoramos, nos acercamos a la maduración pero nunca maduramos del todo. Nos acercamos al Ser, pero no llegamos ahí totalmente. No existe un punto de llegada, sino que el andar por el camino debería ser el punto de llegada. Siempre.

Parte del Ser, es aceptar la naturaleza imperfecta e impermanente de la vida.

Debemos acostumbrarnos a la idea de ser eternos inmaduros y estar feliz con ello.

Pero bueno. “Madurar”. Podemos hacer valer el término sólo por el momento.

Como suelo hacer, siempre me fijo las definiciones de ciertos términos en el diccionario, porque en él están reflejados los paradigmas predominantes de la sociedad.

¿Qué es madurar?

Según el diccionario Encarta es:

madurar. (Del lat. maturāre). tr. Dar sazón a los frutos. || 2. Poner en su debido punto con la meditación una idea, un proyecto, un designio, etc. || 3. Med. En los tumores, activar la supuración. || 4. intr. Dicho de los frutos: Ir sazonándose. || 5. Adquirir pleno desarrollo físico e intelectual. || 6. Med. Dicho de un tumor: Activarse su maduración.

Microsoft® Encarta® 2009. © 1993-2008 Microsoft Corporation. Reservados todos los derechos.

De acuerdo a Wikipedia, se hacen 3 diferenciaciones principales de Madurez:

*Madurez sexual: edad o momento en el cual un organismo obtiene la capacidad para llevar a cabo la reproducción.

*Madurez emocional: cuando se es capaz de aceptar la realidad de las personas y las cosas tal cual son”.

*Madurez psicológica: edad o momento en el cual una persona adquiere buen juicio y prudencia, lo que implica: "autonomía", "conductas apropiadas a las circunstancias", "ponderación y equilibrio", "estabilidad", "responsabilidad", "cercanía afectiva", "claridad en objetivos y propósitos", "dominio de sí mismo".

Sobre la madurez, el Wikcionario (hijito de Wikipedia) dice:

  1. Estado o cualidad de estar completamente desarrollado o de haber crecido por completo
  2. Por extensión, capacidad de buen juicio que se supone fruto del completo desarrollo
  3. Edad posterior a la juventud y anterior a la vejez

Según la sociedad:

Tienes pendejos, bolas tostaditas, tetas, menstruas: Eres adult@. Junto con ello, llegar a un punto de desarrollo mental donde te dejas de joder y empiezas a dejar de comportarte como un niño y haces todo lo que se espera de ti para que seas un ciudadano útil. Es hacer lo que todos hacen. Ser como todos son. Seguir un comportamiento aceptable que no transgreda las normas establecidas para no causar problemas ni a tu familia ni a los demás sino pensarán que eres un loco inadaptado inservible. Madurar es ser normal.

De acuerdo a esta manera de entender la madurez, se dice que TOD@S hasta cierta edad deben haber obligatoriamente madurado dentro de los cánones de la sociedad. Caso contrario serán considerados unos inmaduros, inservibles e inadaptados de mierda.

Ya debes conocer el cuento ese de la “madurez”

Según La Locura, madurez es:

Alcanzar un punto dulce en tu evolución personal. Ese punto de sabrosura y locura deliciosa que te desmarca de todos.  Tener una personalidad de sabor único y exquisito. Ser alguien interesante, electrizante y magnético. Madurar es ser original. Es haber tenido la Locura para desprogramarte y haber ido contra el molde social predominante, y haber logrado definirte tú mismo y haber dejado que te definan los demás por estándares obsoletos.

Madurez es Ser tú mismo. Ser como quieres ser y no como quieren que seas.

Ser libre, sentirte pleno.

Sentirte valioso y con algo que aportar al mundo para vivir mejor. (No necesariamente material ni algo dentro de los estándares de la sociedad consumista)

Sí. Lo has adivinado. Madurar es enloquecer: Tener la libertad de decidir por lo que sea quieres. Cagarte en todo y en todos, tener el coraje de ser tu mismo en una sociedad que te dicen que seas como los demás; Coraje para recorrer tu propio camino. Crecer dentro de lo que crees correcto y no de lo que creen correcto…y divertirte en el proceso. La locura lo cura.

Madurar es desatar tu locura: Esa con en sus diferentes matices y variaciones.

Alborotados e infantiles. Loc@s y travies@s con una agresiva, seductora y tierna gracia.

Con un genio lleno de fuerza y de fecundidad natural. Elevados a lo sublime sin la menor chispa de buen gusto, adaptación, y sin el menor conocimiento de las reglas ni nada que sea social-cultural o políticamente correcto.

Poseídos por La Divina y grandiosa GRAN DIOSA Locura en todo el cuerpo. Rebeldes, sinvergüenzas, revolucionarios, iluminados por el fuego de la vida para iluminar a otros. Y sobre todo sin miedo a lanzarse de cabeza los torbellinos de problemas que se presentan, porque esa locura-madurez es tener una actitud y conocimiento de la naturaleza impermanente de la vida.

El loco evapora el sufrimiento. Acepta todo lo que la vida le trae y utiliza los obstáculos a su favor. Así, fortaleza, madurez y locura, juntos van en expansión.

A Dios le hace mucha gracia esa tu Locura. Él también está loco. (Incluso mucho más)

Dentro de la definición de madurez de La Locura, como bien adelanté al inicio, ser maduro es ser consciente de la propia inmadurez e imperfección. La madurez es un camino que se recorre constantemente y no así una meta que alcanzar. Ser maduro es ser humano, no perfecto.

Los locos somos maduros inmaduros porque sabemos de esto. Maduramos, pero seguimos siendo inmaduros. Ello no nos molesta. Tenemos una actitud despreocupada. Disfrutamos del viaje y madurando (inmadurando) en el camino vamos.

Por otra parte, un aspecto muy importante dentro de la definición que propongo, es que maduras hasta donde quieres madurar. Además, maduras a tu propio ritmo y no hay (no debería) haber nadie que te diga qué madures según lo que a él/ella o a otr@s les parece bien sino que maduras dentro de lo que a vos te parece bien hacia el tipo de persona que quieres llegar a ser. Por tanto, tu madurez va a ser distinta a la de otro. Si recurrimos a la comparación puedes ser más (o menos) maduro respecto a alguien.

¿Mejor? ¿Peor? ¿Bueno? ¿Malo? No hay tal.

Si tomamos los parámetros de la sociedad tradicional, casi siempre la madurez es medida términos económicos, logros y de posesiones materiales. Haber asistido a la universidad. Haberse casado y reproducido. Tener un trabajo normal y tener una actitud obediente y servil para no causar ningún desequilibrio a la sociedad.

NO HAY UNA SOLA MADUREZ, HAY MUCHAS (IN)MADURECES.

Estamos ante un conflicto multilateral: Mi definición, la del diccionario, la de Wikipedia y su hijito y la de la sociedad....ahhh y la tuya más (y la de tu diccionario). Para vos ¿Qué es madurez?

No es que quiera imponer mi palabra, pero creo que mi definición está muy buena y acertada. ;)

Bueno, sacándole toda la poesía chiflada con la que adorné mi definición, básicamente madurar es llegar a ser tú mismo, dentro de los parámetros que vos te impones y quieres alcanzar.

Pero más allá de toda definición e intelectualización, madurez es cuestión de cada persona. Y personas hay millones.

No hay una sola madurez como nos lo propone (IMPONE) la sociedad. Las personas son únicas e irrepetibles con sus diferencias biológicas y psicológicas, por tanto su crecimiento va a ser (o debería ser) único y muy diferente al que pueda tener otra persona. Asimismo el resultado final una cosa única en su especie.

No podemos obligar a nadie a madurar bajo algún parámetro pre-establecido. Cada quien con su propio proceso de maduración. Respetemos ese proceso.

No deberíamos comparar a nadie con nadie ni desear que ese alguien sea como otro alguien.

Mi punto de madurez puede ser muy distinto al tuyo. Eso no me hace mejor o peor que vos. Nos hace diferentes, únicos e irrepetibles.

Con tal que cada uno se sienta cómodo con su propia madurez (y el proceso). Todo bien.

Claro.

Eso hablando en un mundo ideal irreal.

La realidad nos muestra que mucha gente se amolda al modo convencional de vivir. Y tratan de madurar (o los obligan) dentro de los parámetros estándar, en donde muchas veces la libertad, la individualidad y la salud mental quedan casi anuladas.

Aldous Huxley, en “Una visita a un mundo feliz”, citó al filósofo psiquiatra Erich Fromm:

"Nuestra sociedad occidental contemporánea, a pesar de su progreso material, intelectual y político, ayuda cada vez menos a la salud mental y tiende a socavar la seguridad interior, la felicidad, la razón y la capacidad para el amor del individuo; tiende a convertirlo en un autómata que paga su frustración como ser humano con trastornos mentales crecientes y una desesperación que se oculta bajo un frenético afán de trabajo y supuestos placeres (…) La organización excesiva transforma a hombres y mujeres en autómatas, sofoca el espíritu creador y suprime la misma posibilidad de la libertad.”

El resultado es: Un gran rebaño de ovejas, robots, normales, autómatas, esclavos, producciones en serie-made-in-china, cuerdos sin identidad ni razón de ser propia, con serios problemas mentales, siguiendo los estándares sociales de madurez y viviendo el modo de vida preestablecido.

Nuevamente, las palabras de Huxley:

“Donde cabe hallar a las victimas incurables de la enfermedad mental es entre quienes parecen los más normales. Muchos de ellos son normales porque se han ajustado muy bien al modo de existencia predominante porque su voz humana ha sido acallada a edad tan temprana de sus vidas que ya ni siquiera luchan, padecen o tienen síntomas, en contraste con lo que al neurótico sucede. Son normales, no en lo que podría llamarse el sentido absoluto de la palabra, sino únicamente en relación con una sociedad profundamente anormal. Su perfecta adaptación a esa sociedad anormal es una medida de la enfermedad mental que padecen. Estas millones de personas anormalmente normales, que viven sin quejarse en una sociedad a la que, si fueran seres humanos cabales, no deberían estar adaptados, todavía acarician la “ilusión de la individualidad”, pero de hecho han quedado en gran medida des individualizados. Su conformidad está derivando hacia algo que se parece a la uniformidad. Pero uniformidad y libertad son incompatibles. Uniformidad y salud mental son incompatibles también. El hombre no está hecho para ser un autómata y, si se convierte en tal, la base de la salud mental queda destruida”

LOS DIFERENTES CAMINOS Y FORMAS DE LA MADUREZ

Contrariamente a lo que parece y a lo que dije, ni las frutas tienen el mismo camino de madurez y razón de ser en el mundo.

Ya las probaste. No siempre todas tienen el mismo sabor, y no todas tendrán los mismos usos. Unas serán son comidas. Otras inevitablemente se pudrirán, y otras serán para el jugo. Algunas cuantas para la mermelada y otro pequeño grupo de frutas serán disecadas con fines ornamentales. Muy pocas serán usadas como proyectiles, y una muy pequeña cantidad serán introducidas al culo de algún individuo de enfermedad mental (o manía sexual) muy extraña.

Al igual que las frutas, no todas las personas maduran o se dirigen a lo mismo. Muchas no maduran, y algunas hasta llegan a podrirse en vida.

Hay tantas formas de madurez e inmadurez como variedades de personas. La madurez toma formas infinitas.

“Genéticamente, cada ser humano es único y, en muchos aspectos, diferente de otro ser humano cualquiera (...) No existe eso que se llama el hombre medio. Sólo existen hombres, mujeres y niños particulares, cada uno de ellos con sus idiosincrasias natas de mente y de cuerpo, y todos ellosdedicados (u obligados) a comprimir sus diversidades biológicas en la uniformidad de tal o cual molde cultural (...) En el curso de la evolución, la naturaleza se ha tomado muchísimo trabajo para que todo individuo sea distinto de cualquier otro individuo. Nos reproducimos poniendo en contacto los genes del padre con los genes de la madre. Estos factores hereditarios pueden combinarse en un número de modos casi infinito. Física y mentalmente, cada uno de nosotros es único.  Cualquier cultura que en interés de la eficiencia o en nombre de cualquier dogma político o religioso trate de uniformar al individuo humano comete un ultraje contra la naturaleza biológica del hombre (...) La ciencia puede ser definida como la reducción de la multiplicidad a la unidad..." (Aldous Huxley)

En ese sentido, seguir un único camino y crecer condicionado bajo un único paradigma de “madurez” es anti-natural, y por tanto dañino para los intereses de la individualidad y salud mental. Es por eso (y deberías ser obligatorio) que cada uno debe ir por su propio camino, hacia su propia madurez, sea cual sea la forma de esta para el individuo.

Actuar como autómatas, empujados por estándares/ideales ajenos, sin cuestionar nada, no da ningun buen resultado y lo único que se logra es alejarse más del Ser, La sana Locura y la libertad.

Las sociedades “altamente organizadas” serían buenas si ayudaran a los individuos a realizarse tomando en cuenta las múltiples individualidades y diversas potencialidades para lograr una vida feliz. Pero no lo hacen. Es por eso que quienes toman la propia iniciativa de seguir su camino e ir contra del molde cultural son considerados locos e inadaptados sociales.

Para madurar es importante tener coraje y aprender a despojarse de los moldes sociales y a actuar por convicción propia. Con locura cagarte en todo, recorrer tu camino y ser tu mismo, sin importar el rechazo que puedas tener de tus semejantes que creen en “el único camino de la madurez”. De esa manera alcanzarás la libertad y te mantendrás fiel a ti mismo, que es uno de los grandes logros en esta vida. Ser.

Es difícil ser uno mismo en un mundo que te dice que seas como los demás. Pero vale la pena.

Actuar con locura y por convicción e iniciativa propia, es una forma de hacerse responsable de nuestra propia vida y tener una fuerte razón de Ser. Sea cual sea el camino que recorramos y las decisiones que tomemos, estamos logrando la madurez en cada equivocación o triunfo, pero sobre todo estamos siempre siendo nosotros mismos. Madurar es aprender a ser nosotros mismos, a tomar nuestras propias decisiones, a tener nuestros propios pensamientos, y nuestra propia forma de enfrentar la vida. Ser maestro de ti mismo.

“EN EL SENDERO ESPIRITUAL SE TRATA DE ALCANZAR LA AUTOMAESTRÍA, no la maestría sobre otros, Y SOBRE NUESTRA AUTOMAESTRÍA NO HAY CAMINO O IDEAS DE OTROS PARA SEGUIR CIEGAMENTE... POR SUS ACTOS LOS CONOCEREIS... OBSERVACIÓN ATENTA...”

¿Vas a seguir tu propio camino? o ¿Vas a seguir el camino que te proponen los demás? La vida es muy corta para estar cagándola en una decisión tan simple.

Si me lo preguntas, yo te digo: Sé la oveja negra y manda a las demás ovejas a la mierda, Desprográmate, no eres robot ni autómata, libérate, enloquécete, y cágate en toda norma o estándar político-cultural o social.

Puede ser una locura descabellada que lo que hagas, pero es LA LOCURA (tu locura) y debes confiar ciegamente en ella. Despertando tu locura encontrarás tu razón de ser en este mundo.

 “El individuo ha luchado siempre para no ser absorbido por la tribu. Si lo intentas, a menudo estarás solo y a veces asustado. Pero ningún precio es demasiado alto por el privilegio de ser uno mismo.” Nietzsche

 

La madurez inmadura.

Como se sabe, se habla de madurez como si fuera una única cosa específica. Una sola meta a la que todos deben llegar por igual.

Como bien expuse en “la madurez según La Locura” no es posible hablar de una sola madurez porque ésta no existe.

Vivimos y crecemos pensando que vamos a llegar a un punto en el que finalmente seremos grandes, perfectos, iluminados, felices, y maduros.

Maduramos para ser mejores. Pero ¿Hasta dónde?

Lo paradójico es que nunca terminamos de madurar. El punto de madurez óptima de la que se nos habla y perseguimos incansablemente NO EXISTE.

En los humanos, la maduración es un proceso constante y sin un punto de llegada definido. Estamos siempre moviéndonos, siempre cambiando. Nada es estático. Estamos cayéndonos, levantándonos, errándola, cagándola, corrigiéndola, cagándola y corrigiéndola otra vez, fracasando y triunfando. Es todo un subeybajavaiven sin fin de una montaña rusa dentro de un torbellino al centro de un océano calmado de día y furioso de noche

Es la ley natural de las cosas.

Entonces no podemos decir “oh! Ya alcancé la madurez”

En mi caso, yo me siento deliciosamente loco, entero, sabio y maduro inmaduro al mismo tiempo. Soy mejor de lo que fui ayer, pero peor de lo que puedo ser mañana. Porque sé que no llegué al punto máximo de la madurez. Talvez nunca la alcance. Y estoy cómodo con ello. Porque esa madurez no existe.

Yo no quiero madurar, quiero disfrutar. No me obsesiono con alcanzar algo, sino de disfrutar el viaje.

El crecer más que un fin debería ser una manera de vivir.

Somos perpetuamente inmaduros en busca de la maduración. Podemos haber recorrido un largo camino dentro de nuestro proceso de enloquecimiento o superación de la estupidez. Podemos sentirnos muy grandes y maduros pero no somos maduros del todo.

Y eso no es problema.

El problema es obsesionarse con alcanzar ese algo. Porque cuando crees haberlo alcanzado, ves que se dispara nuevamente al horizonte obligándote nuevamente a correr tras de él. Puedes pasarte la vida persiguiendo ese algo y perderte de todo lo bueno que ocurre a tu alrededor.

La vida no se trata de madurar sino de disfrutar. (desfrutar, como aquellos que desfrutan y no viven como frutas) Solo las frutas maduran y llegan al fin de su ciclo. Los autómatas también. Llegan a un punto, creen haber alcanzado todo, y se acabó la vida para ellos. A partir de ahí todo es igual, rutinario e invariable. Si no me crees, échales un vistazo. Están muertos en vida. ¿Es así como quieres madurar?

No seamos obsesionados con llegar a algo, sino disfrutar de perseguir ese algo. Hacer la búsqueda de ese algo que sea el todo. Y que ese algo no sea el todo en sí.

El maduro es aquel que reconoce su propia inmadurez.  Y a pesar de haber recorrido un buen camino en su evolución, sabe que eso no acaba.  Es un constante viajero de la vida. Hace que el camino sea la meta. Sigue madurando pero nunca madura. Madurez inmadura.

El maduro es cada vez má’ duro. Supera grandes problemas y desafíos en la vida que le dan má’ dureza y fortaleza. Pero sabe que la cosa no acaba ahí. Su actitud ante la oscilante vida es su madurez.  Madurez inmadura.

Al final el objetivo de la vida no es ser maduro.

El momento que seas completamente maduro es cuando estes má’ duro que una piedra en tu cuerpo ya inanimado. En ese momento tendrán que cavar má’ duro para hacer el hoyo lo suficientemente profundo para madurado y endurado cuerpo en las entrañas de la tierra.

Inmadurez es una realidad y madurez es un mito.

Que nadie venga a hacerse el maduro.

Reconocer la propia inmadurez es más maduro que aquel que dice ya haberla alcanzado.

Seamos felices con nuestra inmadurez. Ser inmaduro es ser humano.

No nos tomemos tan en serio la vida y disfrutemos de nuestra inmadurez.

La madurez inmadura.

 

¿Es obligatorio madurar?

Para las frutas madurar es proceso natural ineludible. Además no está dentro de su control ser comidas, licuadas, mermeladas, usadas como adornos, proyectiles, podrirse o acabar siendo un objeto anal. Para los humanos, al contrario, madurar es una elección y está dentro de su control y capacidad de decisión ser comido, licuado, jodido o acabar podrido en la vida.

Puedes crecer biológicamente, pero mentalmente es muy evidente que no todos lo hacen.

No hay problema.

Puedes no madurar, pero hacerlo te puede limitar bastante.  Puedes no vivir una vida como de verdad quieres ni ser quien quieres ser.

¿Si la naturaleza está en constante movimiento y renovación,  por qué no ir con ese flujo?

Bueno, me corrijo de lo que dije a un inicio. Después de todo, madurar también es un proceso natural para los humanos. Es eludible, mas, poco plausible hacerlo.

Si no deseas madurar/cambiar, entonces puedo pensar que te agrada la idea de permanecer en el molde estándar de la sociedad. No te culpo. Si ser… una oveja, robot, autómata, producción en serie-made-in-china sin identidad propia, sin propósito, sin razón de ser, sin fuego… te hace feliz, entonces ya has leído suficiente hasta acá.

En cambio, si optas por el largo camino de la superación de la estupidez, y haces el cambio y la maduración un estilo de vida, te auguro una vida más interesante y fuera de serie.

No hay porqué quedarse siendo el mismo, cuando puedes ser tu mejor mismo. No hay porqué quedarse a recorrer el camino estándar cuando puedes crear y andar tu propio camino.

Tengo un árbol muy extraño con unas frutas raras, las cuales no se sienten obligadas a permanecer en el árbol por siempre ni cumplir la función biológica programada de crecer, dejar semillas y morir. Las mermeladas eran un camino interesante y poco recorrido, pero muchas tenían ideas sobresalientes, tratándose de frutas. Me impactó la historia de la fruta que se cagó en todos y quiso convertirse en bola de boliche y pasarse la vida derribando bolos. Me caí de culo al saber que otra de las frutas se convirtió en pájaro.

Vos puedes hacer lo mismo. Es cuestión de bolas/lolas…imaginación, y UN POQUITO DE CORAJE!

¿Eres lo suficientemente consciente y sobretodo VALIENTE para ir en contra de la programación biológica, familiar, religiosa, cultural y social?

No es obligatorio madurar. Pero vaya que suena a un emocionante camino por andar.

Vos decides. Te quedas y te pudres. O enloqueces y vuelas.

¿CUANDO SE ES INMADUR@ DE VERDAD?

De verdad se es inmadur@ cuando vas en contra de tu naturaleza, renuncias a ser tú mismo para caer en la uniformidad. Te ajustas muy bien al molde y te conformas de permanecer así el resto de tu vida.

Se es inmadur@ cuando no haces lo que sientes que deberías hacer, aunque ello signifique transgredir, las convenciones sociales de la vida normal.

Eres inmadur@ cuando te impides a ti mismo hacer algo que te puede hacer crecer mucho. Si el miedo te frena de vivir experencias gratificantes, estás dentro del molde. Aburrido y rutinario. No estás viviendo realmente. Para mí esa esa es una de las más grandes inmadureces.

Te ganas el título mayor de inmadur@ cuando te importa/afecta mucho lo que otros piensen de ti. Demuestra el “mucho” valor que te tienes…inmadurez total.

También eres inmadur@ cuando tus comportamientos joden a otros por ser ya muy repetitivos, sin chiste, fastidiosos, mendigos de aprobación, irritantes, y que no aportan en nada de nada. (Ni siquiera a la diversión)

Eres muy inmadur@ cuando te crees una víctima de las circunstancias y no te haces responsable de tu propia vida. No enfrentas tus problemas.

Era una puta mierda de inmadur@ cuando tropiezas con la misma piedra una y otra vez. Y profundizas tu inmadurez cuando no te das cuenta de ello y sigues perpetuando el ciclo.

“…y esto es lo que llamo madurez mental cuando alguien llega a un punto en el que mira la vida sin hacer preguntas y se sumerge en ella con coraje y sin miedo” -OSHO

Parámetros de (in) madurez convencionales.

Todo lo anterior dicho, nuevamente, según la LOCURA. (mi palabra no es la Ley, pero puta mierda que está muy buena :) )

Las convenciones sociales tradicionales utilizan otros parámetros para medir la madurez de una persona, generalmente basados cuestiones como TENER o HACER determinadas cosas consideradas normales u obligatorias hasta cierta edad…y no así en SER (como lo profesamos acá EN LA LOCURA)

Como bien se mencionaba a un principio, estos parámetros son: cantidad de dinero en tu cuenta bancaria, logros académicos, posesiones, matrimonio y vástagos siguiéndote, tener un trabajo normal, entre otros, estos son los más comunes.

No hay nada de malo con tener dinero, ni haberse preparado bien académicamente, ni casarse y reproducirse. Lo malo ocurre cuando basas toda tu valía y razón de ser en la obtención de esas cosas externas a ti. Si te despojara de todo ello ¿Qué quedaría de vos?

Dentro de la filosofía de la LOCURA, el SER determina el HACER y el TENER. Uno es consecuencia del otro. El primero atrae al segundo. Al SER YO mismo, el dinero vendrá como resultado del valor (en varias formas: tangible o intangible) que aporto a los demás desde la expresión de miSer.

Pero te enfocas primero en el Tener (trabajar exclusivamente por ganar dinero), puede ser una cosa muy práctica, puede sentirse bien a un principio por los rápidos resultados y tenencia de riqueza material,  pero a la larga llega a ser bastante dañino, ya que sin darte cuenta puedes volverte esclavo del dinero y las posesiones y así alejarte de tu Ser.

Lo mismo para las demás cosas. Si vives tu vida exclusivamente enfocado a acumular conocimientos, o buscar pareja e inmediatamente casarte (no por amor sino porque la sociedad te exige que hasta cierta edad estés casado, por miedo a que se te escape el tren), a trabajar en algo que te dará comodidad pero no necesariamente felicidad, entonces hay una alta probabilidad de que caigas en el vacío interno y se te marchite el alma.

Eso es lo malo de los parámetros convencionales de la madurez. Meten a todas las personas a la misma bolsa y no toman en cuenta sus propios ritmos de desarrollo, individualidad y aspiraciones personales que pueden distar mucho de lo que la sociedad pide.

Es por eso que no hay que tomarse tan en serio esos parámetros de madurez de la sociedad. No necesariamente por conseguir todas esas cosas vas a ser maduro.

Esa “madurez” es mediocridad. La mediocridad para muchos es normal. La locura es poder ver más allá.

Puedes tener todas las cosas que miden la madurez de una persona dentro de la convención social, pero si por dentro sigues muy blando, entonces cuando vengan fuertes tormentas en la vida, no podrás resistir mucho.

¿Sabes por qué el dinero no da la felicidad

Porque alguien débil no puede ser feliz.

Y la fortaleza no se compra. Se forja.

Es como un edificio con sus fundaciones hechas a la mierda. Cualquier vientito o temblor lo puede derribar. Y si basaste toda tu identidad y razón de ser en esas cosas, puedes estar bastante muy recontra jodido cuando no las tengas.

Y aquí otra vez entran las frutas…

A diferencia de las frutas, los humanos no solo desarrollamos tamaño, color, sabor y se acabó.

Nuestro desarrollo se compone de otras variables que se interrelacionan entre si y hacen un TODO (la manera en que haces una cosa es la manera que haces otras)

Los parámetros convencionales de madurez antes mencionados están buenos, pero solamente hasta algún punto. Ciertamente lograr algunos de esos requiere de ciertas destrezas y desarrollo de facultades mentalidad que te dan cierta madurez (organización, responsabilidad, determinación, constancia, entre otras).

Pero si vemos más allá esos parámetros de madurez son muy funcionalistas, es decir, se esperan que las personas lleguen a reunir esas características de “madurez” para poder ser útiles a la sociedad y tengan su función definida en pro de la preservación del sistema. Que sus diferencias biológicas y psicológicas sean sacrificadas en aras de la uniformidad cultural aunque ello signifique que los individuos renuncien a su identidad esencial y sacrifiquen su salud mental, seguridad interior y la felicidad.

En fin. Esos parámetros están buenos (solamente si eres un autómata, oveja, cuerdo). Si ves más allá verás que tienen muchas limitaciones, desventajas y ultrajes a la naturaleza humana). Por eso es que no están tan buenos como los parámetros de LOCURA no convencionales. Es decir, se puede ir a más que ser alguien útil para la sociedad! Sin tener que renunciar o sacrificar tanto a tu SER.

"Opino que la salud va más allá de la funcionalidad estadística," bien decía Memo Borja.

Puedes ser alguien que va más allá del condicionamiento social , trascender la función que te programan de nacimiento, ir más allá de las etiquetas convencionales de salud, madurez, y utilidad. Puedes ser alguien diferente a lo que se espera de ti…ser TU MISMO.

No tienes porqué reunir condiciones de las que se esperan (y exigen) o acumular posesiones o conocimientos para ser maduro o útil para tus semejantes. Siendo tu mismo puedes ser muy útil, cumpliendo otras funciones, satisfaciendo otras necesidades o resolviendo problemas diferentes.

La sociedad te exige acumular mucho y todos juegan ese mismo juego. Por ejemplo, puedes tener muchos conocimientos, pero si no sabes cómo llevarlos a la práctica en la vida real para que haya beneficio real para ti u otros, entonces has errado gravemente el tiro. Ser profesional no es tener un título, ser profesional es saber lo que estás haciendo. Los conocimientos son como las piezas de los legos, las puedes tener todas, pero depende de ti como construir algo increíble.

Acá una cita del gran Maestro Terapeuta Memo Borja:

“Nadie se prepara en cinco años ni con un doctorado, porque así sólo se adquieren conocimientos académicos (…) La verdadera preparación es el camino, y el camino es la vida misma. No se puede estudiar para ser persona ni para dejar de tener conflictos y sufrimientos. Para conseguir tales cosas hay que hacer un gran trabajo en lo personal. La gracia es uno, la bendición es uno, el curador es uno. La gracia de los grandes terapeutas ha sido el ser ellos mismos; Esa fue su lucha y con eso curaron.”

Es uno quien HACE a los instrumentos, recursos, técnicas y no al revés.

Lo mismo con todas las cosas antes descritas, puedes tener dinero, posesiones, una numerosa familia, pero si no hay un profundo propósito por detrás, has dejado que todas esas cosas te definan y tu sensación de vacío interior puede ir en constante crecimiento.

En cambio si te enfocas en Ser, como bien explicaba anteriormente, desde la expresión de ese tu Ser, aportarás valor a los demás (material o intangible) y recibirás a cambio valor (en forma económica). No tendrás una función tradicional o sistemática, pero si tendrás tu propia función, tu razón de ser en el mundo resolviendo problemas de diferentes maneras de las que está acostumbrada la sociedad.

¿Logras verlo? Todo se remite al SER.

Principalmente en la vida hay que SER. Al ser, lo demás llega por sí solo.

LOCURA es SER.

Ser (esencial y sinceramente), es una de las mayores cosas que se puede lograr para uno. Es el fin fundamental, esencial y máximo de esta vida. Es el logro de logros.

Es la verdadera madurez.

PARÁMETROS NO CONVENCIONALES DE LA (IN) MADUREZ Y LA LOCURA.

Bueno, ¿Cuáles son estos parámetros no convencionales en los que puedes madurar?

Y vaya que sí son importantes. Nada más míralos:

Consciencia de sí mism@.

Aceptar y Aceptarse : Ser y dejar Ser

Independencia (e inteligencia) emocional

Coraje.

Ser entusiasta.

Vida social activa : Diferentes círculos de amigos

Vida sentimental: Relaciones sanas

Vida sexual activa (pero no solo cantidad sino calidad)

Vivir sin tabúes, restricciones mentales sin sentido.

Cagarse en todo y en todos.

No complicarse. Vivir simple

Tener una brutal honestidad…Sinceridad Sin cera.

Tener originalidad

Fortaleza interna, integridad, confianza, autoestima.

Estar apasionado por algo.

Ser creativo e imaginativo.

Tener capacidad de asombro.

Tener capacidad de divertirse con cosas simples.

Estar en contacto con algo más grande que ti, sea lo que sea eso para ti. (espiritualidad)

Tener un estilo de vida interesante.

Divertirse sanamente y respetar tu cuerpo.

Viajar.

Acumular experiencias y no tanto riquezas (materiales)

…y muchas cosa más.

Todas están en el mundo intangible, pero son igual o mucho más valiosas que las materiales. Te enriquecen el alma. Y como bien ya sabes, enriquecer tu mente y el alma, enriquece el bolsillo después. SER para TENER.

"Vacía tu bolsillo en tu mente, y tu mente llenará tu bolsillo" Benjamin Franklin.

¡PERO OJO!

Nuevamente resalto que no es obligatorio madurar en todos estos aspectos. Todo depende de cómo quieres vivir. De quién y cómo quieres SER.

Una llega hasta dónde quiere llegar.

No puedo juzgar a quien no quiere ir más allá de lo que no quiere para sí mism@

Si eso lo hace feliz....que así feliz sea.

Yo personalmente quiero enloquecer hasta que LA LOCURA quiera arrancarse de este cuerpo mío. Para ello seguiré transitando por el camino que empecé. Seguiré haciéndome mis lavados cerebrales con agüita y jabón, limpiezas con hilo mental, tanto de manera individual (autolocuración) como también con la ayuda de l@s maestr@s que la vida me pone en el camino. No dejaré de poner regularmente DINAMITA en dentro de mi cráneo para reventar cualquier restricción mental que me impida ser quien quiero ser y avanzar en mi camino. Y cuando me cague de miedo en algún momento, daré un corajudo firme paso con locura.

Y si deseas yo también puedo ayudarte a derrumbar tus estructuras mentales obsoletas. Sólo tienes que decirLOCURA quiero volverme LOC@!

La loca inmadurez divertida (alias: eternamente joven)

 

...por eso el espiritu joven debe mantenerse!!..

...por eso el espiritu joven debe mantenerse!!..

quienes se toman la madurez muy en serio, especialmente los que buscan la buscan a través de los parámetros convencionales antes mencionados. Ellos creen que la madurez es un punto al que se llega y que de ahí todo acaba.

Como bien expliqué anteriormente en “LA MADUREZ INMADURA”, la madurez más que un punto de llegada es una actitud ante la vida, una forma de viajar. Y dado que no se puede realmente llegar a la madurez total, porque que esta no existe, somos eternos inmaduros constantemente madurando, pero igual, siempre inmaduros. Somos mejores que ayer pero peores que mañana.

Maduros inmaduros.

Las personas que de verdad entienden esto no se complican la vida con nada. Su actitud divertida, despreocupada, y hasta infantil o inadaptada (comparándola con quienes se toman la madurez en serio dentro de la forma convencional) refleja perfectamente la adopción de esta filosofía de vida. Saben que no se puede ser 100% madura y en lugar de que madurar sea su única motivación en la vida, DISFRUTAR es la que profesan.

Siempre los divertidos y desenfrenados son considerados inmaduros por ser la excepcion a la regla del aburrimiento colectivo, los autoproclamados MADUROS. No se pueden juzgar a mis queridos loc@s del mundo por vivir la vida y disfrutar a su manera.

Los Loc@s además saben muy bien que la madurez/crecimiento forma parte intrínseca del recorrer el camino. Asi que no hay problema con que gente mayor tengan comportamientos infantiles, porque su mayor motivación es disfrutar la vida.

Madurar pronto es podrirse temprano.

No maduren.

No crezcan…es una trampa

solo se es joven una vez pero inmaduro se puede ser toda la vida
solo se es joven una vez pero inmaduro se puede ser toda la vida

Pero como todo en la vida, tenemos ejemplos de personas que llevan esta cuestión al extremo y no ven esto como acá se lo propone. Como bien dije antes, MADURAR NO ES OBLIGATORIO (ni dentro de los parámetros sociales ni dentro de los parámetros de La Locura). Hay quienes no quieren madurar nada de nada, cagarse en todo y en todos, no tener ningún tipo de presión (ya sea la externa que te exigen ser algo, ni interna en la que te exiges ser algo más, recorrer un camino, crecer), viven el día a día como venga y donde les toque.

Bueno. Acá tampoco puedo juzgar a quienes optan por ese camino.

TODO ES RELATIVO. TODO VALE.

Todo depende cómo entiendan la madurez…

…o de por ahí ni la entienden ni la quieren ni de la manera convencional ni de la no convencional.

Todo bien mientras sean felices con su eterna inmadurez, eterna juventud, eterna despreocupación.

HAY DE TODO EN LA VIDA. LA BELLEZA ESTÁ EN LA DIVERSIDAD…

me-dicen-que-soy-inmaduro
me-dicen-que-soy-inmaduro

Tenemos a nuestros “MADUROS” serios, a nosotros los maduros inmaduros, a los inmaduros totales sin cura, a los duros que están tan duros (borrachos, drogados) que no saben lo que ocurre en el mundo mucho menos que escribo esto, y también a los ma’ duros que ya no les queda nada por madurar (se les acabó el tiempo)…

En fin, la fauna humana es diversa y dudo que con mis ideas de la madurez inmadura pueda englobarlos a todos.

Si me preguntan por cuál tipo de madurez me inclino…Es obvio que por la madurez inmadura! (por eso escribí sobre ella)

Me gustan las personas que se cagan en la vida (en la tradicional, aquella como nos la contaron), viven una vida para ell@s, más significativa y con un propósito/razón de ser. Son muy creativ@s e innovadores. Son apasionad@s, ven la belleza donde no la hay. No se adaptan, no se moldean, no se condicionan. Son ell@s mism@s y no son algo que sus semejantes esperan de ell@s. Están en constante crecimiento, pero jamás pierden el espíritu joven…

No son materialistas…no viven en función de acumular o aparentar.

Disfrutan de la vida y sus pequeños placeres.

Son siempre niños...

Niños atrapados en cuerpos de adulto.

Me parece admirable.

Esos son mis Loc@s.

Los maduros son los cuerdos.

Y los cuerdos son aburridos. No es sorpresa que se les llamen cuerdos. Están atados.

cuando madures búscame estaré en los columpios
cuando madures búscame estaré en los columpios

…y vos LOCURA, ¿eres maduro o inmaduro?

Yo soy un inmaduro de mierda…Al menos eso dicen de mí. (Claro, me comparan siempre con los otros y me miden de acuerdo a los parámetros convencionales)

A ver, a ver…

Posesiones: No tengo nada más que mi bicicleta, mi computadora, teléfono celular y mi batería. Al momento de escribir esto (*) tengo 30 años y todavía vivo con mis padres…

Estudios: Tengo algunos títulos…pero son pedazos de pigmeos, parados al lado de toda mi riqueza interior intelectual que adquirí gracias a vías no académicas formales. VIVIR LA VIDA.

No me casé ni tengo hijos: Disfruto la soltería y la vida libre. Aunque soy muy enamoradizo y me encantan los niños…no sé si llegue a asentar cabeza con esas cuestiones. Será lo que tenga que ser. Por el momento no es una prioridad en mi vida. No vivo en función de casarme y tener hijos. Vivo en función de ser feliz y realizarme a mi manera.

No tengo un trabajo normal ni he abierto un negocio de vender pollo, electrodomésticos, muebles o cualquier chuchería. Ya hay muchos haciéndolo, lo mío es diferente. Soluciono otro tipo de problemas, satisfago otras necesidades…intangibles. Pero igual o más valiosas que las necesidades materiales.

Mi trabajo es difícil encajarlo en una de las categorías normales.

A ver…

Soy una exquisita mezcla de Filosofo-gurú-chaman-profeta-profesor-cientifico-coach-psicólogo-escritor-artista-terapeuta-loco.

Para hacerlo fácil, puedes etiquetarme como un ARTISTA de la vida y la locura…encendido por el fuego y enloquecido más allá de sí.  O pueden también decirme el “El cura de la locura cuya locura lo cura”…o el profeta de la locura como una vez alguien me llamó.

Me dedico a enloquecer a la gente con las cosas que digo o escribo. Enciendo otras almas con mi fuego. Las inspiro a que se caguen en todos y desobedezcan y vivan a su manera.

Soy un científico creando medicinas para la flatulencia mental y la superación de la estupidez.

Gano dinero de donaciones que me hace la gente por mi noble y revolucionaria tarea.

También la gente (los que quieren ir más allá de sí) me paga por plantarles la semilla de la locura en sus cabezas a través de las sesiones privadas, fiverrs, lavados cerebrales, limpiezas con hilo mental, vacunas contra la estupidez e infelicidad.

Próximamente ofreceré al mundo mis cursos donde enseñaré cosas relacionadas con el proceso de enloquecimiento supremo. La filosofía de la locura aplicada a diversas áreas.

Tengo mis aportes para el mundo para vivir mejor…los doy. Soy yo mismo.

Es muy sencillo mi trabajo…no es un trabajo normal, pero es trabajo. Aporto valor y recibo valor a cambio, pero lo más importante es que me llena el alma y gracias a Dios me llena el bolsillo (no lo engorda, pero vamos en aumento…progresando...madurando en ese aspecto)

En resumen. Vendo sabiduría...si se podría decir así. Vendo locura. Vendo transformación.

Sí.

Si me comparan con mucha otra gente de mi edad…soy un inmaduro. Pero no tener ni hacer lo que ellos tienen/hacen.

Pero la cosa se pone peor…

Soy mucho más inmaduro que eso. Los que me conocen saben de ello.

ME DIVIERTO MUCHO. ME CAGO EN TODO.

Tengo casi todos los tornillos flojos y muy pocos filtros mentales.  Me encanta divertirme como un niño jugando, haciendo locuras y hablando disparates.

Me gustan los viajes, las aventuras, y los deportes al aire libre.

Sí. Unos me dicen infantil otros me dicen loco de mierda.

Yo digo: yo solo me permito ser yo mismo. Dejo a mi Locura salir…la saco a pasear.

¿Qué le vamos a hacer?

Siempre a los divertidos nos consideran inmaduros. Ni modo, prefiero ser inmaduro que ser un amargado. Me rehúso a formar parte del aburrimiento y estupidez colectiva.

Y no sólo eso…

Mi inmadurez va mucho más allá. 

Con el dinero que gano en lugar de comprarme cosas, me compro experiencias, viajes, aventuras. Esas cosas que enriquecen el alma. “viajar es lo único que compras y te enriquece más.” En lugar de comprarme una casa, hago que el mundo sea mi casa gracias a las almas hospitalarias que habitan en él. En vez de comprarme un auto, mis pies, mi bici, botes, buses, camiones o aviones me llevan a donde tenga que ir.

Bueno, a veces sí me compro cosas materiales como accesorios para mi bicicleta o para mi batería. Y alguna vez algún que otro artículo electrónico como ser Mp3, cámara fotográfica, Smartphone y laptop para poder llevar a cabo mi labor de LA LOCURA LO CURA.

Pero ahora viéndolo bien no descarto comprarme algun dia un auto…UNA CAMIONETA, una poderosa para ir a viajes más extremos. Y años después tambien un camión camper…Esa será mi casa móvil.

La cosa no acaba ahí…Mi inmadurez no tiene límites.

Me llevo mejor con los niños que con los grandes.

Me aburro de las conversaciones normales y banales.

Mi brutal honestidad y transparencia suele venir condimentada con groserías variopintas. Tengo un amplio abanico de palabrotas con sus variantes, sinónimos e inversiones. A la mínima oportunidad, ya te cagué a insultos o putazos. Pero todo en pro de la verdad sin importar la edad.

Soy muy entusiasta y apasionado, a veces a tal nivel que suelo alejarme de la rígida razón. (Pero caigo al suelo y también suelo obrar racionalmente cuando la situación lo demanda)

Soy tan creativo e imaginativo que por momentos me es difícil bajar a tierra. (pero también caigo al suelo de culo y suelo sobarmelo hasta que pase el dolor)

Causo muchos disgustos por cagarme en todo  y en todos (y no limpiarme). Rebelde (pero con causa). Me consideran un narcosatánico. Pero los que me conocen bien saben que hay algo más allá de mi revoltoso comportamiento. Tengo algo que ofrecer. Yo digo:  soy 50% hijo de Dios 50% hijo de puta. 

Tengo una colección de juguetitos (me encantan los legos), dinkis, peluches, objetos raros y demás miniaturitas.

Me visto de maneras extrañas no acorde a mi edad.

Creo que la Naturaleza está viva, mueve energías, y opera de maneras hermosas y misteriosas.

Experimento con mi cabello.

Me encantan los tatuajes. Tengo muchos (pero pocos comparado a lo que tendré)

Colecciono monedas de otros países. Colecciono latas.

Creo en Dios, pero no le llamo Dios. (No le llamo Nada)

Lleno el álbum de figuritas de los mundiales, Hello Kitty y cualquier otro que esté bueno.

Soy un exhibicionista y muestro mis frutos cada que tengo la oportunidad sin razón y sin previo aviso.

A mis 30 años voy al colegio.

Sé que los extraterrestres vendrán por mí algún día.

Soy muy espontaneo. Impredecible. NO sé qué locura más haré el día de mañana. Sea lo que sea seré muy feliz.

Puedo hablar mucho más de mi inmadurez…Pero ya no me acuerdo qué más me hace inmaduro.

Soy un inmaduro.

Pero soy un maduro inmaduro.

A pesar de que me divierto y la locura es la ley de mi vida, no descuido mi enloquecimiento-evolución personal. Procuro cada día ser mejor de lo que fui ayer. Estoy constantemente haciendo ajustes, afinaciones, reparaciones, lavados, limpiezas, lubricaciones y todo tipo de trabajos de perfeccionamiento interior. Ya sea solo o con la ayuda de alguien. Pero siempre dirigiéndome a la vida  y al tipo de persona que quiero ser. UN LOCO GLORIOSO con UNA VIDA GLORIOSA.

Y me siento maduro. No lo voy a negar.

He recorrido ya un largo camino.

Pero soy maduro respecto a lo que fui ayer pero inmaduro respecto al día de mañana. Seguiré recorriendo el camino. Seguiré madurando.

Soy maduro inmaduro y me pongo también duro…

…y ma’ duro con cada desafío superado.

Me siento cada vez más fuerte pero también tengo mis momentos negros.

Aunque no lo parezca (y muchos se sorprenden cuando lo expreso), suelo tener miedo, y a veces caigo en la negatividad por alimentar a ese miedo.

No sé por qué, pero hay días en que la inseguridad puede más y dudo de mí. Cuestiono mi valor y el valor que puedo dar al mundo.

Puedo ser muy perfeccionista y muchas veces me sorprendo a mí mismo estando muy cómodo. Por momentos me cuesta y me da miedo empujarme fuera de mi zona de comodidad. Pero cuando lo hago, agradezco mucho haberlo hecho…vale la pena.

En fin.

Por eso y mucho más…

Soy un inmaduro.

Pero al final, madurar es de inmaduros, prefiero ser yo mismo.

Estaré muy por detrás de lo que una persona de mi edad normalmente ya tiene. Sin embargo, creo firmemente estoy muy por delante de casi todas las personas normales en cuestiones más invisibles/intangibles. Mucho más valiosas que cualquier cosa material.

No tengo lo que muchos tienen. Pero tengo lo que todos quieren.

No soy nada de lo que esperan de mí.  Soy yo mismo. Me divierto en la vida, disfruto de mi inmadurez y acepto mi eterna inmadurez.

Soy inmaduro pero soy feliz.

inmature perdiz
inmature perdiz

RESUMEN en un par de líneas

La madurez es un mito. Así que no te lo tomes tan en serio cuando te digan “MADURÁ”

Existen muchas madureces como variedades de personas. Cada una es única. Ocupate de recorrer hacia la tuya. Sea como sea ésta. Y no hacia la “madurez” que dicen todos.

Ser maduro es ser tu mismo. Ser maduro es haber tenido la Locura para desprogramarte y haber ido contra el molde social predominante, y haber logrado definirte tú mismo y haber dejado que te definan los demás por estándares obsoletos.

Ser maduro es tener una actitud ante la vida. Es aceptar la naturaleza imperfecta e impermanente de las cosas.

Crecemos pero no terminamos nunca de madurar. Por tanto, somos maduros inmaduros. Maduros respecto a ayer. Inmaduros en comparación a mañana. Es un proceso constante.

Ser maduro inmaduro es tener la madurez, seriedad, convicción y determinación para caminar por tu camino, y tener la inmadurez para divertirte en el proceso como un niño, porque ciertamente MADURAR no es tu objetivo principal. Disfrutar, sí.

*  * *  * *



*  * *  * *

COMENTA

¿QUÉ TE PARECIÓ? ¿CÓMO ANDAMOS DE MADUREZ?No es que quiera imponer mi palabra, pero creo que mi definición está muy buena y acertada. ;)

Espero que estés en desacuerdo y me hagas mierd@. Será una discusión interesante.

Y si estás de acuerdo, igual añade un poco de tu inmadurez a los comentarios.

1 Comment