CUMPLEAÑOS NO FELIZ Y LOS FELIZ NO CUMPLEAÑOS


 

Hay que estar trastornado para olvidarse de este día. Yo lo olvidé. Como hace ya varios días el descanso nocturno no surtió sus efectos y a duras penas me levanté a enfrentar (como dirían los pesimistas) o vivir (como si fuera el último, según los optimistas) lo que deparaba el día, procurando darle esos toques que lo harían diferentes del resto pero cuando más tarde en la noche volviera a echarme en cama probablemente acabaría siendo uno más como todos los anteriores desde que empecé a buscar la escurridiza chuleta.


 

.


 

Que lo pases muy bien, te deseo todo lo mejor y que sean mucho más son ya las protocolarias palabras de un día de este tipo, y así me hicieron recordarlo y caer en cuenta que hoy es ese día para mí. Hay que decirlas aunque no las sientas y también recibirlas aunque no las quieras. Hay que estar trastornado para haberlo olvidado, y yo lo olvidé, y sí…yo estoy trastornado. Van recién treinta y tres y faltan como sesenta y pico, si es que no son más. Cuando los optimistas con alegría me recuerdan lo que falta por avanzar, yo hoy con desgano pienso en lo que falta hasta por fin finalizar con todo esto.


 

.


 

Dirán que es anormal pero pienso que es algo totalmente normal sentirse así en un día como hoy en el que justo se juntaron a celebrar a lo grande lo irresuelto, lo inconcluso, lo imperfecto, lo infeliz, lo inconcreto, lo insatisfecho, lo confuso, lo enfermo, lo abrumador, lo frustrante, lo desenfocado y lo rutinario junto a muchas otras célebres personalidades provenientes del apagado y oscuro espectro de la paleta de colores. Las felicitaciones y bienaventuranzas siguen llegando, pero aunque lo intente me es difícil sonreír. Alguna manera debo hallar para que los músculos faciales tomen la forma adecuada para un día como hoy aunque sea por obligación.


 

.


 

Hay que estar trastornado para olvidar tu día, y hoy yo olvidé mi día, menos esos demás personajes a los que no invité pero continuaron llegando y felicitándome. Llegó tarde pero también se unió a la fiesta lo dramático para deleitarnos con sus tan realistas números teatrales y nos compadezcamos de él con aplausos. Después todos juntos se pusieron a cantar el japi-berd para compadecerse de mí, y aun así no lograba yo sonreír. ¡Qué drama el tuyo! Dijo lo dramático casi como burlándose de mi drama que según él no era real como el suyo sino actuado.


 

.


 

Que sea un gran día, que celebres mucho y disfrutes a lo grande y otras cosas más siguen siendo pronunciándose de manera protocolaria. NO podía faltar en la fiesta porque más vale tarde que nunca…lo alcohólico melancólico quien a garganta abierta dejando salir su tufo y su voz nos cantó sus arias tristes y existenciales cuyas hermosas melodías te recordaban cuánto vas muriendo cada día, cada año. Ha seguido llegando gente que no invité y los que se supone que debía haber invitado un día como hoy han viajado a otro día más feliz, pero igual me hicieron llegar sus mensajes protocolares enlatados como espero que la estés pasando muy bien y que te mimen mucho.


 

.


 

Recordar aquel veintiuno de marzo de hace treinta y tres años atrás no debería sentirse así y aunque la sociedad te diga que hoy, especialmente hoy y tan solo hoy sea una excusa para pasártela bien, hoy no estoy de humor para ello.


 

.


 

Ya es tarde y se supone que ellos deben irse de la fiesta a los que no les invité, pero yo me iré de esta fiesta que no organicé con tal de evitar llegar al final del día sintiéndome miserable y no echarme en cama habiendo vivido un día más como los demás.


 

.


 

Dirán que es anormal pero es normal y hasta natural sentirse a veces así en este día que se supone debe ser especial, pero hoy no lo es tanto. No voy a forzarlo a que sea como dicen que sea.


 

.


 

Que sigan los besos, los abrazos, los todo lo mejor, los espero la estés pasando bien y todo lo demás que se dice en estos días que todos tenemos reservados en algún lugar del calendario cada año. Por protocolo o de corazón, lo hayan recordado de verdad o se los haya recordado el feis... sabré agradecer las felicitaciones por igual aunque hoy no me sienta bien.


 

.


 

Lo que es verdad y con tal de no empeorar, es que hoy me refugiaré en mi soledad y tristeza, disfrutaré de placeres simples, las cosas devengan en algo especial de una extraña manera y puede que así en algún momento mi boca tome la forma que se supone que debe tomar en un día como hoy. No lo forzaré.


 

.


 

Hoy me hundiré más profundo en mi adicción al chocolate; Hoy en el día de la poesía, leeré algún texto que con una prosa envidiable y grandilocuencias me narrará una historia de mierda tan real y similar a las cosas que pasan un día como hoy y en otros días, en otras vidas; Hoy escucharé la Herramienta, el Dolor de la Salvación y otras músicas surrealistas con extravagancias sonoras y coloridas letras que hablan de lo oscuro, que me estremecen y que curiosamente harán a mis labios curvearse levemente hacia arriba; Hoy me miraré al espejo y tararearé “…il piu bello tra le belle”; Hoy tomaré la pluma y dibujaré letras tal como me lo indica la tristeza, las ordenaré, desordenaré y reordenaré con todas las cosas que me dicen hoy la gente, entre ellas: "¿Por qué celebrarlo 1 día al año en vez de los 364 restantes?" Feliz-No-Cumpleaños mañana y pasado mañana pero hoy es mi Cumpleaños-No-Feliz.


 

.


 

Trastornado, anormal, actuado o natural, puede que hoy no haya totalmente nada de especial y así estará bien, contrario a lo que dicen todos.


 

.


 

Hoy me regocijaré tratando de emular a mi pequeño cachorro en su despreocupación total: Responderé las llamadas de la gente con la piedra que él me da, me revolcaré, me ensuciaré, haré todo aquello que se supone que alguien que ya cumplió treinta y tres ya no debe hacer y trataré de jugar aunque sea solo por hoy su juego de la atemporalidad eterna e intentar ser feliz hoy.


 

.


 

Hoy me dejaré mimar (por lo menos en eso les haré caso) con Ella y sus suaves manos paseándose por mi rostro y con sus dedos me dibujará aquella sonrisa que hoy se ausentó.


 

.


 

Hoy daré un gran mordisco a la chuleta y haré un homenaje a la Vaca Loca, a la Vaca Sagrada que provee aquellas jugosas y abundantes chuletas, y cuando ella algún día se mude a mi casa ya no tendré que buscar sus escurridizas chuletas; Hoy simplemente me tomaré una copa de vino, o dos, o tres botellas pensando en aquel día inicial de hace treinta y tres años que no recuerdo cómo ocurrió y aquel día final en no sé cuántos años más que tampoco recordaré cuando ocurra.


 

.


 

Copa a copa olvidaré este nefasto día, soplaré las velas y en la oscuridad total sucumbiré al descanso nocturno, que algo debe parecerse al descanso eterno... haré de cuenta que ya no estoy que ya me fui pero inevitablemente mañana seguiré aquí y sabré que puedo tener un cumpleaños triste y una vida feliz.


 

En medio de la oscuridad y a punto de dormir, escuché a alguien llegar a la casi fenecida fiesta, la cual  daba sus últimos respiros con torpes, entrecortadas e ilegibles conversaciones beodas. Era lo menstrual, y aunque llegó demasiado tarde cuando ya todos estaban yéndose, según dijo que llegó para ponerle algo de color a mi dolor.


 

Agradecí al cielo por no ser mujer.

Comment